Cómo hacer de tu hogar un refugio

Estamos viviendo tiempos en los que nuestra casa está cobrando más importancia que nunca, ya que cada vez pasamos más tiempo en ella.

Así que es un buen momento para plantearse si realmente mi casa es mi hogar, mi refugio, y siento recogimiento y paz al cruzar el umbral de la puerta y entrar en mi espacio preferido, mi intimidad.

Hoy te traigo 10 ideas para hacer de tu hogar tu refugio, un lugar donde estés a gusto, donde puedas sentir paz y ser tú misma, junto a los tuyos (si convives en familia).

  1. Rodéate de colores neutros y suaves que transmitan paz y no te agobien a la vista.
  2. Durante el día, aprovecha la luz natural que entra por tus ventanas, pero al atardecer, puedes crear una iluminación más cálida y acogedora, utilizando pequeñas lámparas en rincones de la casa para crear distintos ambientes, rebajar la intensidad de la luz y que haga que tu sensación anímica sea de recogida.
  3. Incluye elementos textiles y naturales en tu casa. Mantas de lana, alfombras tejidas, cestas de mimbre, mesas de madera, … que te den la sensación de naturalidad y sencillez.
  4. Incorpora alguna planta o ramo de flores en tu estancia principal, que sientas que te acompaña una pequeña parte de naturaleza y te refresque el espacio.
  5. Recuerda el ejercicio de minimalismo que propuse en mi post anterior, no sobrecargar las estancias de cosas y liberar espacio de casa da paz y aporta serenidad y tranquilidad.
  6. Prepara un rincón especial en casa, que te sirva para relajarte, puede ser un pequeño rincón al lado de una ventana, donde pongas un par de cojines, una vela y una mantita… Será tu pequeño espacio personal, para acudir cuando necesitas sentirte recogida y en calma.
  7. Es muy importante que el dormitorio sea un lugar de calma, sin nada de televisión, ni tablets, ni móviles… Debe ser un lugar que llame al descanso, sin distracciones ni decoraciones recargadas. Un toque de aceites esenciales para relajarnos puede venir bien si eres de las que les cuesta conciliar el sueño.
  8. Llena tu cocina de alimentos naturales y de temporada, y trata de cocinar en casa, es una actividad anti estresante y en la que puede participar toda la familia. Recuerda, en las casas de pueblo de antes, la cocina era la estancia principal donde la familia pasaba el tiempo reunida al lado del hogar compartiendo historias y cuentos.
  9. Dedícale un espacio a aquella actividad que te guste: escuchar música, pintar, coser, tocar un instrumento, leer, escribir… Emplear parte de nuestro tiempo en desarrollar una afición tiene efectos beneficiosos para la salud mental, emocional y física.
  10. Tu spa en casa: de vez en cuando puedes montar tu spa particular en el baño de tu casa, y darte una ducha tranquila con música suave de fondo, una vela encendida, y acariciar tu piel con una crema hidratante o aceite después…

Espero que estos pequeños consejos te ayuden a crear tu propio refugio y a que disfrutes de tu hogar de forma relajada y tranquila.

Feliz fin de semana.

 

Un abrazo

Sin Comentarios

Añade un comentario

Carrito
No hay productos en el carrito
Continuar Comprando
0