Una actividad que te acerca a la naturaleza

El otro día comentaba en una publicación en redes la idea de crear un Cuaderno o Diario de campo donde vayas recogiendo toda la información y notas de tus salidas a la naturaleza.

Me parece una actividad tan bonita y relajante que he decidido dedicarle esta entrada en el blog.

Creo que es una forma estupenda de acercarse a la naturaleza y de aprender a observarla y a entenderla. Esto a su vez nos puede traer beneficios para nuestro bienestar, mejorando la atención plena, la consciencia del momento presente y a ayudar a relajarnos y a desconectar.

 

Además, es una actividad que puedes hacer en solitario, o acompañada de tu familia o amigos. La única norma es dejar las preocupaciones y el móvil en casa :).

 

TU DIARIO DE LA NATURALEZA

 

Imagina que un día al mes planeas una salida al campo, al bosque, a un lugar en la naturaleza que te haga sentir libre, viva y relajada. Puedes preparar una pequeña mochila con tu cuaderno donde anotar toda la información que vas a observar, un lápiz, una pequeña tijera y algo para almorzar.

No es obligatorio que tu salida te obligue a hacer una ruta de senderismo exigente, o que tengas que recorrer toda la montaña en busca de información… A veces hasta cuando planeamos una salida al campo para reconectar con nosotros mismos nos ponemos obligaciones y metas exigentes que una vez más nos hacen sentir frustrados y agotados. Basta con que encuentres un lugar agradable y te sientes a observar, nada más. Se trata sobre todo de escucharte y de hacer aquello que tu cuerpo te pida en cada momento. Puede que un día te sientas más curiosa y aventurera y otro simplemente quieres sentarte, cerrar los ojos y escuchar el sonido del bosque.

Si visitas regularmente un lugar concreto, la información que vayas a recoger en tu cuaderno será más interesante porque podrás observar los cambios sutiles que provocan las estaciones y el cambio de tiempo en la naturaleza y su entorno. Puede incluso que veas el ritmo de crecimiento de una planta o te fijes en el ir y venir de ciertos animales…

Cuando recojas la información, es importante que apuntes el día de tu visita, el mes y la estación en la que estamos, así como la hora del día. Y luego, puedes ir anotando todo lo que te vaya apeteciendo. Una buena idea es empezar a recoger la información utilizando cada uno de tus sentidos.

Por ejemplo:

  • Cierra los ojos y utiliza tus oídos para escuchar atentamente los ruidos que te lleguen: si escuchas pájaros y qué tipo de canto es, si sopla el viento y mueve las hojas de los árboles, si se escucha el ruido del agua, algún insecto, …
  • Después puedes utilizar tu olfato para anotar todo lo que recibas y las sensaciones que te despierta: la humedad de la tierra, el olor a musgo o a madera, si percibes el olor de alguna flor…
  • Cuando abras tus ojos y utilices la vista, puedes anotar cómo está el cielo, qué colores tiene el paisaje, qué vegetación ves, si hay algún animal alrededor, …
  • Por último, utiliza tus manos y el tacto para sentir tu cuerpo en contacto con todo lo que has percibido. Puedes tocar la corteza del árbol, el musgo y las piedras, el agua, … y si te apetece puedes recoger alguna ramita u hoja de muestra para incluir en tu cuaderno.

También puedes dibujar todas estas sensaciones en lugar de escribirlas. Cada uno expresa sus sensaciones de una manera.

Cuando vuelvas a ese lugar en otro momento distinto, verás que las sensaciones, los colores, los sonidos y el olor han cambiado, y entenderás que la magia de la naturaleza se despliega a tu alrededor.

Ella sabe adaptarse, cambiar, evolucionar… y nos ofrece inspiración y ejemplo a cada paso que damos.

 

No dejes de visitarla.

Espero tus comentarios y sensaciones.

Un abrazo

Sin Comentarios

Añade un comentario

Carrito
No hay productos en el carrito
Continuar Comprando
0